PTW / CSCEC / Arup, Beijing National Aquatics Center (2008)

Several

Arquitecturas inflables

Vicenç Sarrablo & Nuria Prieto

Innovación - 04.03.2016

Las arquitecturas inflables o inflatoestructuras (como las llama el arquitecto español Prada Poole) nos invitan a buscar la manera de construir expresiones espaciales alternativas a los rígidos caminos arquitectónicos que nos desilusionaban cuando éramos niños.

La construcción neumática actual tiene sus orígenes en las investigaciones desarrolladas durante la II Guerra Mundial. Los centros de investigación militares construyeron hospitales, hangares y hasta puentes inflables que resultaron muy eficaces por su facilidad de transporte y velocidad de montaje. Se produjeron incluso tanques inflables para utilizarlos como señuelos falsos ante los aviones de reconocimiento enemigos. Tras la guerra, la experiencia adquirida se aplicó a la industria para producir protecciones de radares y cubiertas de barco, y también hangares móviles.
Posteriormente, se dio un segundo periodo de esplendor cuando los materiales plásticos se pusieron de moda, en las décadas de 1960 y 1970. Los estudios de arquitectura contraculturales se apropiaron de este lenguaje constructivo como herramienta subversiva y de crítica a la arquitectura más académica, presentándola como la arquitectura del cambio y lo efímero, como el hábitat del nómada contemporáneo. Bajo esos preceptos se diseñaron propuestas como Corazón Amarillo de Haus-Rucker-Co (1968), Parásitos de Missing Link Productions (1969), Dyodon de Jean Paul Jungman (1967), Inflatables de Ant Farm (1970) o la Instant City de Prada Poole (1971).

PTW / CSCEC / Arup, Beijing National Aquatics Center (2008) © Tim Griffith / Arcaid
PTW / CSCEC / Arup, Beijing National Aquatics Center (2008) © Tim Griffith / Arcaid
Herzog & de Meuron, Allianz Arena (2005) © Duccio Malagamba
Herzog & de Meuron, Allianz Arena (2005) © Duccio Malagamba
Herzog & de Meuron, Allianz Arena (2005) © Duccio Malagamba
Herzog & de Meuron, Allianz Arena (2005) © Duccio Malagamba

A partir de 1967 tuvieron gran relevancia los simposios de arquitectura inflable celebrados en Europa, en los que se mostraban los últimos avances desarrollados en los centros de investigación. Gracias a ellos se pudieron experimentar diversas tipologías en el evento de mayor trascendencia en la arquitectura neumática: la Expo de Osaka de 1970, una muestra internacional de pabellones inflables entre los que destacaron como hitos el pabellón de Estados Unidos de Davis & Associates y Geiger, los Mobile roofs de Tanero Oki, el Teatro flotante de Murata y Kawaguchi y el pabellón Italiano de Studio d’Architettura e Industrial Design.
La poca atención hacia los materiales plásticos en las siguientes décadas pareció acabar con estas singulares estructuras. Sin embargo, en los últimos años se han vuelto a recuperar con inusitada fuerza en varios campos de la actividad humana: juegos, arte, diseño, alta costura, ocio, publicidad y, por supuesto, arquitectura. La tecnología actual incluso permite ensayar módulos lunares neumáticos que la NASA pretende implantar en nuestro satélite para el año 2020.
Si bien resulta complicado clasificar la infinidad de estructuras neumáticas, es posible, sin embargo, presentarlas en dos grandes familias según el recinto que queda presurizado: las membranas soportadas por aire y las formadas por elementos inflados.

La construcción neumática tuvo un fuerte desarrollo durante la II Guerra Mundial porque permitía montar grandes estructuras temporales de forma rápida y económica, que además podían ser transportadas fácilmente.

Dummy tank (1943)
Dummy tank (1943)
Davies & Associates y Geiger, US Pavilion for the Expo, Osaka (1970). ©Obayashi-Gumi Ltd
Davies & Associates y Geiger, US Pavilion for the Expo, Osaka (1970). ©Obayashi-Gumi Ltd

Las ‘inflatoestructuras’ se clasifican en dos grupos: aquellas cuyo interior está presurizado, como el Serpentine Pavilion de 2006 o el Pneumatic Serendipity de 2014, y las formadas por piezas infladas.

Koolhaas / Balmond, Serpentine Pavilion
Koolhaas / Balmond, Serpentine Pavilion
Snøhetta, Tuballoon (2006) © Robert Sannes
Snøhetta, Tuballoon (2006) © Robert Sannes
Prada Poole, Pneumatic Serendipity (2014)
Prada Poole, Pneumatic Serendipity (2014)

Membranas soportadas por aire
En este sistema, la membrana se soporta presurizando el espacio interior que cubre, de manera que el espacio de uso se encuentra con una ligera sobrepresión respecto del exterior. Por ello sus puertas y el anclaje perimetral al suelo deben impedir las fugas de presión y soportar las tracciones generadas por el tensado de la membrana. Además, su envolvente de cierre ofrece poca resistencia térmica, aunque en aquellos programas con necesidades de climatización se puede mejorar su aislamiento doblando la membrana. Estos requerimientos han provocado que este tipo de inflables se utilicen mayoritariamente para eventos temporales o como encofrados provisionales de estructuras más permanentes.
Entre las construcciones temporales, resulta inevitable mencionar dos proyectos que en los últimos años han llamado la atención como ampliaciones de museos: la Serpentine Gallery en Londres de Rem Koolhaas y Cecil Balmond (2006) y la propuesta para el Museo Hirshhorn en Washington de Diller Scofidio + Renfro (2009). Ambos proyectos (el segundo aún no construido) aprovechan estéticamente el contraste entre sus enormes globos y la arquitectura preexistente.

Nicholas Grimshaw, Eden Project (2000) © VIEW Pictures
Nicholas Grimshaw, Eden Project (2000) © VIEW Pictures

También ofrece amplias ventajas, por su gran velocidad de montaje, utilizar este sistema como molde provisional de láminas de hormigón, mediante varias patentes disponibles en el mercado. Unas contemplan el proyectado del hormigón sobre el inflable desde el exterior, como las viviendas Domecrete de los arquitectos israelíes Haim y Raphael Heifetz (Heifetz System) o las espectaculares cúpulas de hasta 36 metros de luz del arquitecto italiano Dante Bini (Binishell System). Y otras, como el norteamericano Monolithic Dome System, se construyen proyectando desde el interior para aprovechar la membrana inflable como impermeabilización exterior del hormigón. Pero el sistema con mayor reconocimiento es la patente Concrete Canvas. En este caso la membrana que se infla es una fibra de tres dimensiones que ya contiene en su interior una mezcla de hormigón seco especialmente formulado para endurecerse al hidratarlo con agua desde el exterior, de manera que una vez fraguado las fibras refuerzan el hormigón.

Vehovar & Jauslin, Bus Station in Aarau, Switzerland (2012) © Niklaus Spoerri
Vehovar & Jauslin, Bus Station in Aarau, Switzerland (2012) © Niklaus Spoerri
Vehovar & Jauslin, Bus Station in Aarau, Switzerland (2012) © Niklaus Spoerri
Vehovar & Jauslin, Bus Station in Aarau, Switzerland (2012) © Niklaus Spoerri

Las envolventes que están formadas por piezas infladas (o cojines) permiten una mayor versatilidad al no exigir que el recinto interior se mantenga cerrado para mantener una presión superior a la del exterior.

Sarrablo + Buildair, MET Festival Pavilions (2005)
Sarrablo + Buildair, MET Festival Pavilions (2005)
Nicholas Grimshaw, Eden Project (2000) © Nilfanion
Nicholas Grimshaw, Eden Project (2000) © Nilfanion

Envolventes de elementos inflados
A diferencia del anterior sistema, en estas envolventes lo que se presuriza no es el ambiente de uso, sino los elementos que lo envuelven, facilitando el diseño de formas más complejas. En este caso, ya no es necesaria la estanqueidad del recinto, por lo que también se consigue una mayor fluidez entre interior y exterior, sin necesidad de puertas.
De esa libertad formal y ausencia de puertas hacen gala proyectos como el Tuballoon de Snøhetta (2006), el Air Forest de Mass Studies (2008) y la Golden Dome de AmidCero9 (2011). El Tubaloon de 40 metros de largo y 20 metros de altura cubre escenarios para conciertos de jazz, presentando una sugestiva forma que recuerda a los instrumentos de viento o las geometrías del oído interno. Siguiendo con las evocaciones formales, Mass Studies diseña en un parque de Denver un espectacular bosque con gradientes de puntos plateados a modo de hojas que se mueven con el viento y las fluctuaciones de presión de los ventiladores para provocar la sensación de estar en un animal vivo. Y, con mayor osadía, la Golden Dome es una propuesta que se eleva inflada con helio, de la cual pudo verse un prototipo en el Museo de arte Contemporáneo de Tokio.
Sin embargo, es en la repetición de elementos inflados cosidos entre sí donde se han conseguido los mayores logros. Estos elementos pueden ser lentículas o almohadones, a menudo combinados y soportados por estructuras metálicas auxiliares, o también cilindros que, plegados o arqueados, consiguen asumir toda la responsabilidad portante. Mediante los primeros, los entramados metálicos y cerramientos de lentículas infladas, se han logrado usos permanentes y las mayores luces. Desde los ensayos pioneros realizados por Gernot Minke o Jens Pothl, se ha llegado al Eden Project y la Leicester Tower de Nicholas Grimshaw, el Water Cube de PTW Architects o el estadio Allianz Arena de Herzog & de Meuron.
Respecto a los arcos cilíndricos presurizados, cabe distinguir a la empresa Buildair, que en nuestro país se ha especializado en este tipo de inflables y ha llegado a conseguir el récord de mayor cubrición para hangares temporales de aviones, como el realizado para Airbus en Getafe (2013), de 54 x 75 metros. La misma empresa se ha destacado también por su investigación formal, como en el caso de los pabellones inflables para el festival MET en el puerto de Barcelona (2005) que, bajo el diseño de Vicente Sarrablo, llegaron a cubrir 1.800 metros cuadrados: una de las mayores estructuras neumáticas para eventos nunca construidas en nuestro país.
Desde una madurez tecnológica tangible, los arquitectos vuelven a interesarse por las posibilidades de estos volúmenes evanescentes, livianos y de trazo libre, cuya singular presencia provoca miradas curiosas y sonrisas cómplices, como las de un niño jugando con un globo.

Isozaki, Aoki & Associates / Anish Kapoor, Lucerne Festival Ark Nova Pavilion, Matsushima, Japan (2013) © Iwan Baan
Isozaki, Aoki & Associates / Anish Kapoor, Lucerne Festival Ark Nova Pavilion, Matsushima, Japan (2013) © Iwan Baan