Laura Gärna

Varios

Cómo trabajan los arquitectos en confinamiento

Cosentino

Dekton - 13.04.2020

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha obligado a un confinamiento que ya supera el mes de duración, lo que no ha impedido que los profesionales sigan en activo. Así trabajan en cuarentena los colaboradores habituales de Cosentino.

Vivimos una situación inédita que ofrece retos en todos los frentes. Uno de los principales es el ámbito laboral, en el que el teletrabajo se ha convertido estos días en un auténtico salvavidas. El hogar ha mutado en despacho y la mesa de la cocina, tal vez, en oficina improvisada. Es el momento de sacarle partido a cada rincón de la casa y si hay un colectivo que sabe de eso es, sin duda, el de los arquitectos y diseñadores. 
Sin posibilidad de visitar obras y proyectos a pie de calle, estos profesionales tienen que reinventar la manera en la que trabajan con equipos y clientes. Hemos querido conocer de cerca cómo afrontan esta situación los arquitectos y diseñadores que colaboran de manera habitual con Cosentino. Esta es su nueva cotidianidad. 

 

Un equipo unido, ahora más que nunca

En los estudios de arquitectura y diseño de interior se trabaja de manera estrecha y con diferentes perfiles profesionales involucrados en un mismo proyecto. El suyo es muchas veces un trabajo de zafarrancho en el que la comunicación es vital para conseguir la excelencia. Toda esa actividad no ha desaparecido, ni mucho menos, como cuenta Laura Gärna, de Gärna Study Gallery: “Al principio había un poco de desconcierto, pero ahora le estamos tratando de sacar partido a esta situación y avanzamos en los proyectos tan bien como antes, incluso más”. 
La organización es clave estos días, por eso Gärna y su equipo de doce profesionales procuran mantener un calendario de reuniones, estricto pero resolutivo, en el que los servicios de mensajería y las videoconferencias son sus grandes aliados. “Tenemos grupos de WhatsApp para cada proyecto, hacemos reuniones siempre que es necesario, compartimos pantalla…”. En la actualidad existe un amplio abanico de herramientas digitales que son de gran ayuda para el arquitecto, como la propia plataforma Cosentino.pro, a la que acuden profesionales en busca de inspiración, información sobre materiales e incluso documentos técnicos de referencia. 
De hecho, Cosentino mantiene su compromiso con los profesionales ofreciéndoles en todo momento y a través de los diferentes canales digitales el acceso a muestras, información sobre materiales y el asesoramiento personalizado al que arquitectos y diseñadores pueden recurrir cuando lo necesiten. 

   

“Avanzamos en los proyectos tan bien como antes, incluso más” – Laura Gärna

Para el arquitecto Octavio Mestre, veterano con más de treinta años en el sector, la filosofía para encarar esta etapa es clara: “hay que hacer de la necesidad una virtud”. Él aprovecha el tiempo que ahorra en trasladados o en visitas a obra en avanzar numerosos proyectos, como su propia ‘revista de arquitectura, T18’, de la que ha conseguido avanzar dos números desde que está en confinamiento. Esta actitud es la que Maestre traslada a su equipo cada jornada: “nuestra comunicación es fluida y los proyectos no se retrasan, aunque sí es cierto que no surgen encargos nuevos”. 
Esta era una situación compleja de prever, aunque estudios de relevancia global como HCP Arquitectos han podido actuar relativamente rápido: “por suerte nos hemos adaptado bastante bien al trabajo durante el confinamiento, al tener clientes internacionales fuimos detectando la evolución de la crisis desde que empezó en China”. Lo explica José Luis Moreno, director de proyectos de la firma, quien detalla que incluso la semana anterior al estado de alarma su empresa realizó un simulacro de teletrabajo para ir detectando aquellos puntos que pudieran ser problemáticos. “Hoy ya llevamos más de tres semanas con este sistema y gracias al extraordinario esfuerzo del equipo, casi lo vemos como un modo de trabajo habitual. En estos casos es imprescindible tener el apoyo y compromiso de todo el mundo, y en nuestro caso la respuesta ha sido inmejorable”, concluye Moreno, en la línea de lo que relata Laura Gärna: “antes teníamos reticencia al teletrabajo y pensaba que en nuestro sector no iba a funcionar porque trabajamos muy en equipo, pero esta experiencia nos está demostrando que sí es una opción; de hecho, me siento más productiva que antes”
Este episodio de confinamiento puede tener repercusiones positivas a medio y largo plazo; por lo menos así lo espera Octavio Mestre: “Espero que el teletrabajo se pueda imponer en algunos sectores y que se permita una mayor flexibilidad y conciliación laboral. Si tengo un colaborador que tiene un niño pequeño y ahora funciona bien, ¿por qué no voy a permitir que siga trabajando desde casa?”
 

“Espero que se permita una mayor flexibilidad y conciliación laboral” – Octavio Mestre

Las ventajas del nuevo paradigma 

El incremento en la productividad parece ser uno de los puntos en común que la mayoría de arquitectos y diseñadores han experimentado en sus entornos de trabajo. A este respecto, José Luis Moreno es claro: “gracias a la responsabilidad del equipo que tenemos, estamos viendo incluso un incremento en la productividad de todos nuestros compañeros. Desde que empezó el confinamiento no hemos dejado de cumplir las fechas de entrega como lo hemos hecho siempre”. 


Algo más de tiempo, reuniones más operativas en las que se atacan los puntos clave… son varias las claves que los profesionales consultados ofrecen para este generalizado incremento de la productividad, pero hay un elemento diferencial que Laura Gärna destaca con entusiasmo: “hemos creado una energía muy bonita de equipo; compartimos anécdotas, nos reímos mucho…”. Es la unidad en la distancia, algo que parecía impensable para un equipo como el de Gärna, compuesto de arquitectos y diseñadores especializados en acometer proyectos integrales que fusionan ambos mundos. 
 

“Hemos creado una energía muy bonita de equipo” – Laura Gärna

Redescubriendo ese lugar llamado ‘hogar’

Obligados a permanecer en casa prácticamente las 24 horas del día, ¿cómo cambiará el confinamiento nuestra forma de entender nuestro hogar? ¿De relacionarnos con él? “Fue una de las primeras reflexiones que me hice” – explica Gärna- “Vemos mucho cómo en España hay una cultura de estar en la calle y de salir con amigos. Eso no ocurre en otros países de Europa con los que nosotros trabajamos, donde el hogar es un espacio también para socializar.

Tal vez de aquí salga una reflexión sobre lo importante que es el espacio en el que vives. Y no tiene que ver con el lujo, sino con sentirse cómodo”. Es una idea en la que también profundiza José Luis Moreno, para quien el “cambio cultural” que estamos viviendo con el aumento del teletrabajo haga que se refleje en la vivienda, “demandando nuevos espacios para llevarlo a cabo, al igual puede que aumente la valoración de la tipología de vivienda abierta al exterior, con huecos de más tamaño y menos cerradas”. 
 

Octavio Mestre

Más allá del ámbito doméstico, los profesionales prevén cambios de calado en su propia área de trabajo. “Tal vez en la arquitectura hospitalaria veamos cómo se optimiza y se mejoran los tiempos. Como hemos visto en esta crisis, perfeccionar los sistemas de construcción de hospitales no solo ahorra tiempo, sino también vidas”, destaca Octavio Mestre, quien incluso conoce empresas a nivel nacional que ya están trabajando en esta línea. 
También pensando a medio y largo plazo, José Luis Moreno ofrece una revisión en conjunto de la situación actual y hacia dónde podría virar en los próximos años: “hasta este momento, las prioridades estaban siendo el buen diseño, sostenibilidad, eficiencia energética, sistemas inteligentes y nuevos sistemas de construcción industrializada. A partir de esta crisis es posible que vuelvan a priorizarse y limitarse los costes de construcción, así como tendrá una gran importancia todo lo relacionado con las Smarthomes, la capacidad de comunicación entre las personas y la adecuación de las viviendas a los nuevos modelos de trabajo”. 

Optimismo comedido y muchas ganas de seguir trabajando en equipo son las nuevas tendencias en arquitectura y diseño. Es el momento en que la calidad debe brillar más que nunca. La profesional. Pero también la humana.

“A partir de esta crisis es posible que vuelvan a priorizarse y limitarse los costes de construcción” – José Luis Moreno