© PRADA

Toscana, Italia

PRADA VALVIGNA

Prada Group

Arquitectura - 10.07.2018

Diseñado por el arquitecto italiano Guido Canali, la sede industrial de PRADA flota sobre unas colinas aterrazadas que esconden un espacio verde pensado para mejorar la calidad de vida de sus trabajadores.

La relación profesional existente entre este arquitecto, afincado en Parma, y la multinacional, se remonta al año 1999 cuando colaboraron por primera vez para construir la planta de Montevarchi. Desde entonces las colaboraciones entre ambos han ido madurando hacia un objetivo común, la atención por los detalles y la maestría de los artesanos, que rehúyen las formas caprichosas en favor del buen hacer y la rigurosidad. La sede industrial de Valvigna reúne conceptos tratados por Canali en diseños anteriores, en este caso llevados un paso más allá en un proceso de ida y vuelta en el que planificación y replanteamiento se sucedían según avanzaban las obras. El gran complejo de industrial separa en altura los espacios de producción de las áreas de desarrollo, pero mantiene la continuidad horizontal con el resto de espacios a través de pasarelas, cerramientos infinitos y una fuerte presencia de vegetación. El complejo incluye también otro edificio más pequeño con un cerramiento metálico para las oficinas y espacios de reunión y, por último, un bloque anexo con iluminación cenital donde los trabajadores pueden descansar y disfrutar de la vegetación de sus patios. Todo el conjunto se acompaña de láminas de agua y jardines verticales que lo integran en el paisaje italiano de la toscana.

© PRADA
© PRADA
© PRADA
© PRADA
© PRADA
© PRADA
© PRADA