© José Hevia

Gerona, España

Masía Empordá

Arquitectura G

Arquitectura - 24.10.2019

Reforma de casa de campo a las afueras de un pueblo del Empordà (Cataluña) donde las grandes masías, rodeadas de campos y jardines frutales, contrastan con las casas unifamiliares propias del tejido urbano.

  La antigua masía, situada en las afueras de un pueblo del Empordà (Cataluña), había sufrido múltiples ampliaciones resultaron en una tediosa configuración con innumerables habitaciones, sin la luz ni la ventilación convenientes.
 

  El proyecto comienza con la fusión del volumen preexistente utilizando un patio anterior en el primer piso y abriendo uno nuevo en el segundo. Este último, separa dos grandes espacios en el centro de la casa que se conciben como el vestíbulo de entrada y la piscina.
 

  Sólo se mantienen la estructura principal y la envolvente exterior de la pared del edificio. La principal estrategia espacial consiste en interconectar los espacios y abrirlos al exterior, introduciendo nuevos patios y ventanas. Nuevas circulaciones se añaden para realzar el carácter laberíntico de la casa, aportando una complejidad que paradójicamente mejora el uso de la casa.

© José Hevia

© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia

Los volúmenes de piedra y el color blanco roto dan una imagen neutra donde los materiales juegan un papel crucial en la disposición espacial. El azulejo de color marrón es el hilo conductor que acompaña al habitante generando superficies continuas que conectan visualmente diferentes espacios. La textura de los originales ladrillos cerámicos restaurados, contrasta con el limpio reflejo del nuevo material.

© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia

El resultado es una casa donde se puede vivir sin necesidad de salir de ella. El paisaje inunda el interior a través de las ventanas y un laberinto interior de habitaciones y patios pone en marcha espacios para trabajar, comer, descansar, leer, nadar....

© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia
© José Hevia