© RuizEsquiroz

Madrid, España

Ctrl+Green: Espacios con doble piel

Josean Ruiz Esquiroz y Marta Muñoz

Arquitectura - 20.05.2017

Aplicar una estrategia basada en duplicar y guardar para la reconversión de un espacio industrial en un estudio-vivienda.

El proyecto de reforma surge de una realidad muy particular: un local sin aislamiento térmico, acristalado en sus tres orientaciones y con carpinterías obsoletas. A ello se le suma un programa mixto de vivienda y oficina que requiere una gran cantidad de espacio de almacenaje. RuizEsquiroz propone duplicar los elementos arquitectónicos con el fin de generar cámaras activas, junto con una estrategia de almacenaje diseñado y fabricado bajo control numérico. Estas cámaras se generan con una doble piel de vidrio que permiten disfrutar de una galería perimetral transitable. Parte del suelo de esta galería se eleva 45 cm sobre la cota original para habilitar una terraza con vistas hacia el exterior y un banco corrido hacia el interior. En el tramo de la fachada Sur la galería se convierte en un invernadero, y en la esquina Suroeste la terraza se convierte en una huerta urbana. Además, la intervención sobre el pavimento original permitió la instalación de suelo radiante, completando así la nueva climatización del local. 

Ctrl+Green
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas

Todo Rueda: Se han diseñado 21 cajones móviles de diferentes tamaños, que se ocultan bajo la galería perimetral. Para adaptarse a sus dimensiones variables se fabricaron mediante control numérico y se ensamblaron sin ningún tipo de tornillería o adhesivo, confiando únicamente en el rozamiento generado por sus juntas en “cremallera”. 

© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas
Ctrl+Green
Secciones Ctrl+Green
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas
Se han utilizado materiales abstractos que potencian el espacio y la luz de manera nítida y austera. El color gris neutro de los paneles de madera-cemento junto con la pintura blanca para el suelo y la negra para el techo consiguen que la luz se presente como un material más.
© Miguel de Guzmán y Rocío Romero Rivas